En condiciones anaerobias el piruvato se reduce a lactato por acción del NADH que se oxida dando NAD+ en una reacción catalizada por la lactato deshidrogenasa.
Piruvato + NADH+H+ → Lactato + NAD+

piru-lacta.gif


La reacción global de conversión de la glucosa en lactato es:
Glucosa + 2ADP + 2Pi → Lactato + 2H+ + 2ATP
La ganacia energética es pobre pero permite regenerar NAD+ sin la cual la glucólisis no podría continuar.

La transformación del piruvato en lactato está favorecida cuando la cantidad de oxígeno disponible es limitada, como por ejemplo en el músculo al iniciarse el ejercicio y durante la actividad intensa.
Al contrario de lo que mucha gente cree, el incremento de la cantidad de lactato no es causante directo de la acidosis ni es responsable de las agujetas. Esto se debe a que el ácido láctico no es capaz de liberar el catión hidrógeno y en segundo lugar porque la acidez del lactato (ácido láctico) no se produce bajo condiciones normales en los tejidos vivientes.
La acidosis que muchas veces se asocia a la producción de lactato durante ejercicios extremos proviene de una reacción completamente distinta y separada. Durante ejercicios intensos el metabolismo oxidativo (aerobiosis) no produce ATP tan rápido como lo demanda el músculo. Como resultado la glucólisis se transforma en el principal productor de energía y puede producir ATP a altas velocidades. Debido a la gran cantidad de ATP producido e hidrolizado en tan poco tiempo, los sistemas buffer de los tejidos se ven agotados, causando una caída del pH y produciendo acidosis. Éste es uno de los factores, entre tantos, que contribuye al dolor muscular agudo experimentado poco después del ejercicio intenso.
La mayor parte del lactato producido en el músculo se libera a la sangre y es transportado al hígado, donde se transforma en glucosa mediante gluconeogénesis. de esta forma el hígado y el músculo participan en un ciclo metabólico denominado Ciclo de Cori que permite reciclar el lactato producido en el músculo